¿De qué trata “sharing economy”? [Parte 2]

[Continúa de “¿De qué trata Sharing Economy”? Parte 1]
Por: Claudia Quirós Fernández – Trend Analist & Designer

Muchos cuestionamientos se nos vienen a la mente al hablar de una economía colaborativa; hay que analizar todas las aristas de esta tendencia con un pensamiento sistémico que es hoy indispensable. ¡La solución está en pensar en grande! “Shareable cities”, dice la misma Beth Bucsynski, ciudades basadas en un sistema de cooperación, donde el consumo de recursos está definido por las necesidades de su comunidad, más allá de los intereses de un grupo o gobierno.

Veamos algunas situaciones: el boom de las compañías unicornio, que surgieron hace algunos años en la era de las redes sociales, hoy se debilita, deja de ser el sueño de muchos emprendedores ya que beneficiaba a uno solo; los emprendedores hoy vierten sus objetivos y sus valores en ser un emprendedor social.

Es una realidad que los servicios que se comienzan a ofertar bajo este concepto de compartir, están proveyendo una mejor alternativa para muchos: Spotify, Netflix, Uber, Pleygo…

Compartir extiende el ciclo de vida de los bienes que usamos. Forzará a cambiar los modelos de manufactura,
basados en crear obsolescencia de los productos, a diseñar productos destinados a compartirse, ser reparados y compartidos otra vez.

La gran industria de la moda muestra ya una real preocupación por entender y hacer los cambios necesarios a su modelo aprendido, hoy grandes diseñadores y marcas se replantean la necesidad de reestructurar el modelo de la moda y el retail. Un ejemplo es la marca H&M, que en octubre de 2015, lanzó la convocatoria de un nuevo concurso donde exhortó a los diseñadores de moda a cerrar el círculo, rediseñar prendas que ya adquiriste para usarlas la próxima temporada. “Sustainable Fashion, Close the Loop”.share_economy_03

Cuando pensamos en emprendedores que hoy nos inspiran, la lista nos lleva a aquellos que han logrado crear algo más allá de productos muy creativos; son aquellos que han pensado más grande, han creado productos y servicios que hoy son el soporte de una comunidad, de SU comunidad.

Diferentes roles hay en estos nuevos emprendedores sociales: Los fabricantes que hoy crean productos con conciencia, dando al usuario de su producto la opción, estos son también “hacedores” sociales. Los dueños de tiendas, tiendas de barrio donde no solo proveen de productos y servicios, se convierten en una estructura de soporte valioso de su comunidad.

Los entusiastas de la comida, restauranteros, etc. donde la comida sirve para enriquecer, estrechar y conectar personas de toda la sociedad y de diferentes culturas. ¡Compartir la mesa! Los que hacen el bien, “Do-Gooders”… no basados en sus metas financieras y en vender productos, sino además, inspiran a dar más a nuestra comunidad. Los Conectores, que como su nombre lo dice, conectan de forma creativa diferentes comunidades, fomentan y apoyan un ecosistema… y la lista sigue, los que rentan servicios como compartir espacios de trabajo, los que educan soñando siempre nuevas formas de acompañar y girar, personas de todas la edades… todas ellas entendiendo su rol para formar y ser parte de una verdadera comunidad colaborativa.

Cierro con algunas reflexiones de Alain de Botton, pensador y filósofo de los problemas de la vida diaria, como él se define: “Hoy no son solamente los trabajos ‘glamorosos’ o heroicos los que valen. El más pequeño, el trabajo de todos los días, está cargado de oportunidades de hacer algo valioso y bueno. El verdadero significado viene cuando sientes que de alguna manera estás mejorando la vida de otras personas a través de él, y este puede ser desde reducir un sufrimiento o inclusive incrementar el placer.”

Según Botton, hoy en día el éxito no se define por el trabajo que realizamos, si no por las personas que ayudamos con él. Un buen emprendedor/empresario es aquel que ha entendido la naturaleza humana y un poco de nuestros deseos y necesidades para con gusto ayudar a satisfacerlas.

share_economy_02Un emprendedor con el proceso al revés, no deja de preguntarse “¿como haré que mi producto o idea encaje en la vida de la otra persona?”.

Como muestra, los reportes de Future of Jobs, en el Foro Económico Mundial 2015, mostraron tres modelos de negocio que impactarán del 2015 al 2017 y uno de ellos es la nueva ética de los consumidores, así como sus nuevas aspiraciones, tomando en cuenta nuevos sectores sociales como el de la mujer. Muestran también las nuevas habilidades que se requerirán de cara al 2020, donde las primeras tres posiciones están ocupadas por:

• Habilidad para resolución problemas sociales complejos
• Pensamiento crítico
• Creatividad

Cada una de ellas con un toque humano, colaborativo y con el objetivo de formar “comunidad”, una comunidad que se mueve y se moverá entre lo local y lo global. Muchos cuestionamientos se abren: ¿un modelo sustituirá al otro sin perjudicar la economía global? ¿Coexistirán ambos modelo bajo un nuevo pensamiento sistémico, en el que somos conscientes de las partes que se beneficiarán y las que no, y poder innovar para encontrar cómo equilibrar ambas partes para beneficio de una comunidad global?

¡Compártenos tu opinión! Síguenos en Facebook y Twitter.