ES
Infórmate
Imparte el Dr. Enrique Cabrero conferencia "Economía y Ciudades del Conocimiento" Alicia Martín, Responsable de Imagen y Comunicación
Junio 2016


El pasado 17 de junio por la mañana, más de 150 asistentes conformados por emprendedores, empresarios, estudiantes, investigadores, funcionarios y docentes, se dieron cita en el Salón de Exposiciones del Parque de Innovación De La Salle para recibir al Dr. Enrique Cabrero Mendoza (Director General de CONACYT) quien habló de cómo el conocimiento es generador de progreso social y de desarrollo económico, además de los retos para la construcción de ciudades del conocimiento en México y acciones de CONACyT para articular ecosistemas locales de innovación.

Para iniciar, el Dr. Cabrero Mendoza abordó las principales diferencias entre una Sociedad del Conocimiento y la Economía del Conocimiento, mencionando que en la primera, el conocimiento y la información son los ejes estructuradores de la vida social y donde el conocimiento científico y tecnológico inciden en los sectores gubernamental, productivo y social, mientras que en la Economía del Conocimiento la productividad se sustenta en la producción, distribución y uso del conocimiento e información, donde la capacidad de innovación con base en el conocimiento científico y tecnológico es el elemento esencial de la competitividad. Expresó que el principal desafío está relacionado con la incorporación del conocimiento al proceso productivo.

Enfatizó que un país que invierte más en ciencia y tecnología genera más innovación y, por ende, una mejor calidad de vida. En el caso de México, mencionó que recientemente ha escalado 22 posiciones en el Índice Mundial de Innovación, pasando del lugar número 79 al 57, mientras que en el Índice Global de Competitividad avanzó del lugar 61 al 57. 

Añadió que las sociedades y las economías del conocimiento se construyen a través de las ciudades. Algunos ejemplos son las ciudades de Seúl, Busán y Daegu en Corea del Sur; Distrito de Espoo-Helsinki en Finlandia y Limerick-Dublín en Irlanda.

En cambio, "Una Ciudad del Conocimiento no es lo mismo que una Ciudad Creativa, Ciudad Digital o Ciudad Inteligente", explicó el Dr. Cabrero. "Una Ciudad del Conocimiento puede definirse como un 
espacio urbano donde existe un permanente intercambio de conocimiento entre sus habitantes, donde se generan las condiciones para atraer, retener y fomentar el talento, para desarrollar el saber científico, y en donde éste se traduce en bienestar colectivo", comentó.

El Dr. Cabrero puntualizó también que en las ciudades del conocimiento confluyen ideas, talento, actividades económicas y procesos de innovación, además de que promueven competitividad de agentes económicos y sociales, por lo que es necesario transitar hacia una visión que incorpore al conocimiento y a la innovación como ejes estratégico, por lo que se requieren centros generadores de conocimiento, empresas innovadoras y una red de políticas públicas para el desarrollo científico.

Algunas ciudades consideradas actualmente como Ciudades del Conocimiento son: Oslo (cuya área de especialización es software), Helsinky (tecnologías de información), Montreal (TICS, aeroespacial) y Boston (sector académico y  productivo).

Adicionalmente, el Dr. Cabrero planteó la necesidad de tener una mayor vinculación entre el sector productivo y el académico, el fortalecimiento del contexto institucional (seguridad privada, regulación financiera garantía de los derechos de propiedad), acompañar localmente las reformas estructurales estratégicas: educativa y económica, generar una acción pública de alta intensidad y definir nichos de especialidad (vocaciones) de las ciudades.

Compartió que actualmente CONACyT cuenta con Programas de Estímulo a la Innovación y 27 centros que impulsan acciones para coadyuvar a que cada ciudad de nuestro país llegue a constituirse como una Ciudad del Conocimiento.

Finalmente, el Rector de la Universidad De La Salle Bajío, Hno. Andrés Govela Gutiérrez, agradeció al Dr. Cabrero su presencia, reforzando el compromiso al que la Universidad De La Salle Bajío y el Parque de Innovación De La Salle se han sumado para contribuir con un ecosistema propicio para una economía del conocimiento y la formación de profesionales y emprendedores con un enfoque de innovación social.